Cuento: BLANCA PALOMA


Tomada de: Pinterest

Por René Leon

Caminaban cuesta abajo. La reverberación del sol molestaba a los ojos del campesino y del niño. Se traslucía un horizonte gris. Los dos iban pegados, montados cada uno en su caballo.
El campesino tendría alrededor de unos setenta años. Su pelo blanco y su tez bronceada, de una persona acostumbrada a pasar el día al sol. El muchacho de unos doce años, trataba de mantener la cabalgadura al paso del otro animal.

-Abuelo, esa es la finca de la familia Pérez.
 -Sí, esa es.

El abuelo detuvo el caballo y miró hacia la casa que se veía a lo lejos, junto a un pequeño puente de madera, ya viejo.

-Hijo, estos campos son testigos fieles de un amor puro. El de Octavio y Sofía. Sus padres se oponían al noviazgo. Pero más pudo el amor y la perseverancia.

El campesino se quedó pensativo mirando de un lado a otro del campo. La brisa sacudía las ramas de los pocos árboles. En la maleza desaparecía un jubo, los judíos, posados en los árboles, los contemplaban.

-Octavio venía siempre por esa guardarraya con su caballo blanco y su guitarra, entonando diferentes cantos a su amada. Recuerdo que siempre al acercarse a la casa le cantaba:
Blanca paloma dormida
que silencio encuentro en tí,
ya no te acuerdas de mí
o te tienen escondida.

Cuéntame algo de tu vida
sí te tratan bien o mal
que yo te sabré buscar
un árbol donde te poses,
donde mi vida reposes
y alivio te pueda dar.

-Pobre de ella. Se ha de haber sentido abandonada. Se habían hecho promesa de morir juntos, si no se podían casar. El viejo hizo una pausa y siguió hablándole al niño:

-Octavio y yo éramos muy amigos. El me contaba sus penas de amor. El la llamaba a ella "La Paloma". Ella era una muchacha de quince años, con los ojos humildes. Si algo tenía bonito eran los ojos.
El viejo hizo caminar el caballo hacia la casa vieja y abandonada, donde se veían unas gallinas engurruñadas como si estuvieran durmiendo. Las paredes de la casa estaban grisosas, reflejaban la luz del sol. Hacia años que no visitaba aquel lugar. Hallábase todo cubierto de escobas amargas, y únicamente se veía la flor de algún rosal, ya marchitándose. Contempló los alrededores ¡qué soledad y que silencio!

-Todavía se oyen por el camino de la Encrucijada, el ruido de los cascos del caballo de Octavio, dicen los campesinos de los alrededores. Solamente es el caballo que va y viene, cuando sale la luna llena. Quedó unos segundos en silencio y le dijo al niño:

-Hijo, muchos han visto el caballo blanco y han oído el canto del galán, entonando su "Blanca Paloma".

Por la puerta principal de la casa se podía ver la sala amplia. Colgado de una de las paredes un cuadro vacío. Mas allá un taburete viejo, reliquia de tiempos pasados.

-El amor de los jóvenes duró como tres años, hasta que al fin los padres permitieron que se casaran. Se casaron y vivieron felices durante varios años. Hasta que un día Octavio murió de un ataque al corazón. Dejando seis hijos a la pobre Sofía. Ella al verse sola vendió la finca y se fue con los hijos para la capital.

El niño miraba la vieja casa, que estaba envuelta en una luz parda. El muchacho viró la cabeza rápidamente, al sentir unos pies que se arrastraban.

-Buenas tardes Miguel, ¿qué te trae por aquí?

-Nada Genaro, éste es mi nieto y estaba interesado en ver la casa y saber la historia de "Blanca Paloma".

-Le diré Miguel, que ayer el caballo andaba por estos campos, y se oía a Octavio cantar con aquella voz tan sentimental. ¿Te acuerdas, Miguel?

-Sí, Genaro. Bueno, buenas tardes que llego tarde al pueblo.

El viejo y el niño emprendieron el camino de regreso al pueblo. En la mente del muchacho la fantasía empezó a trabajar. Un caballo pasó al galope por el camino de la Encrucijada. Se oía el canto de los gallos. Las ráfagas del viento sacudiendo las hojas, con el eterno aroma del campo. El sol se había ocultado. Las sombras de la noche iba envolviendo el atardecer, cubriendo la tierra. El niño se acordaba de lo que el viejo Genaro había dicho.

-Abuelo, ¿era ése el caballo blanco de Octavio?

El abuelo siguió el camino. Ya la noche empezaba a estar alta. Comenzaron su carrera las estrellas fugaces. La noche se iba adueñando del cielo. Siguieron cabalgando. A lo lejos por el camino de la Encrucijada, se oía el paso de un caballo y una voz lejana entonaba una canción.

Blanca paloma dormida
que silencio encuentro en tí
ya no te acuerdas de mí
o te tienen escondida.

El niño volvió la cabeza, no era su imaginación. Era Octavio que cantaba a su amada.

1 comentario:

  1. Your Affiliate Money Printing Machine is waiting -

    Plus, making money with it is as easy as 1---2---3!

    Here is how it all works...

    STEP 1. Input into the system which affiliate products you intend to promote
    STEP 2. Add PUSH BUTTON TRAFFIC (it ONLY takes 2 minutes)
    STEP 3. Watch the system grow your list and upsell your affiliate products all on it's own!

    Are you ready to make money ONLINE??

    Click here to activate the system

    ResponderEliminar